Fulguración de verrugas genitales

Verrugas Genitales

Fulguración de verrugas genitales

El virus del papiloma humano (VPH) ocasiona infecciones en los genitales, y, posteriormente, la aparición de condilomas que pueden ser removidos por un médico urólogo con una pequeña intervención de bajo riesgo, haciendo uso de la anestesia local. Esta enfermedad representa un riesgo moderado para el paciente si no es tratada, ya que la evolución de las verrugas convertirse en cáncer. Es recomendable seguir el tratamiento indicado por el doctor y evitar posibles escenarios indeseados, incluso si los condilomas deben ser intervenidos, lo correcto será someterse al procedimiento, tomar los medicamentos prescritos y evitar la propagación del virus con el uso responsable y consciente de los métodos anticonceptivos.

No dudes en Contactarme

Estoy a tu servicio

Si padeces de alguna afección médica de cualquier índole urológica o estás en busca de un diagnóstico médico, agenda tu cita con un experto que te ofrezca las mejores alternativas que apoyen tu pronta recuperación.

Agenda una VIDEO CONSULTA con el Dr. Mario Herrera

Esta intervención no daña los tejidos adyacentes a la zona afectada

La palabra “fulguración” viene de la acción de fosforecer o resplandecer un objeto o elemento. En este caso se hace por medio de la cauterización de las verrugas genitales, con electrocauterio y se hace una vez que los tratamientos tópicos hayan fallado en remover los bultos de la piel. Tanto en hombres como en mujeres, pueden formarse en la parte exterior del órgano genital o en la uretra, lo que requeriría un mayor cuidado y control por parte del médico. Una de las ventajas de esta intervención es que no daña los tejidos adyacentes a la zona afectada, este método permite la entera precisión al momento de fulgurar las carnosidades.

La sanación va a depender de la ubicación, la extensión y la cantidad de verrugas que están en el cuerpo del paciente, normalmente no tarda más de 2 semanas en curarse del todo.

Sindrome de Papiloma Humano

Si está en embarazo, el virus podría transferirse en el momento del nacimiento al recién nacido, por lo que es recomendable realizar la remoción de los condilomas antes del parto. En ese caso no habría mayor riesgo para ninguno de los dos, ya que es un procedimiento menor que no pone en riesgo la vida de los pacientes.