Agendar cita por video-consulta

Vasectomía

Vasectomía en Panamá

Vasectomía

La vasectomía o deferentectomía es un procedimiento quirúrgico ambulatorio que se emplea como método para el control natal, causando esterilidad permanente en el hombre sin afectar su función sexual. Es un método sencillo y reversible, en el cual el cirujano realiza la sección y ligadura en una parte del tracto reproductivo masculino (conductos deferentes) a través de los cuales se traslada normalmente el esperma desde los testículos hacia la uretra. Al realizar el procedimiento se interrumpe dicho flujo, logrando que en el corto plazo no exista presencia de espermatozoides al momento de producirse la eyaculación.

No dudes en Contactarme

Estoy a tu servicio

Si padeces de alguna afección médica de cualquier índole Urológica o estás en busca de un diagnóstico médico, agenda tu cita con un experto que te ofrezca las mejores alternativas que apoyen tu pronta recuperación.

Agenda una VIDEO CONSULTA con el Dr. Mario Herrera

Vasectomía Reversible

altamente recomendado alrededor del mundo

En la actualidad, existen 2 métodos aplicables:

  • La cirugía convencional, en la cual se realiza una pequeña incisión en el escroto luego de aplicar anestesia local. Se procede entonces a ubicar el conducto deferente, realizar el corte y retiro de una pequeña sección, para luego atar, ligar con clip quirúrgico o cauterizarlo; se regresa el conducto a su posición en el escroto y se realiza la sutura, repitiendo exactamente el mismo procedimiento del otro lado.
  • La VSB (Vasectomia sin bisturí ), es una técnica más reciente que requiere una pinza de anillo especial para sujetar y exponer los conductos deferentes, es decir, se realiza “apertura de la piel” sin corte, lo cual produce una cicatrización más rápida y menos complicaciones. No obstante, el resto del procedimiento es fundamentalmente el mismo que con el método anterior.

Sea cual fuere la técnica seleccionada, para ambos casos se deben cumplir ciertos cuidados post operatorios básicos:  

  • Breve reposo en el consultorio una vez culminado el procedimiento (el cual ocupa alrededor de 30-40 minutos de duración).
  • Limitar la actividad física en general entre 1 y 2 días.
  • Evitar el ejercicio o actividades que impliquen esfuerzo entre 5 y 7 días.
  • Evitar la práctica sexual durante 7 días.

Como en todo procedimiento quirúrgico, existe la posibilidad de presentar ciertas complicaciones, molestias o consecuencias derivadas del mismo:

  • Sensación de hormigueo o comezón, hinchazón, sangrado, hematomas o dolor inmediatamente después de la intervención. 
  • Infecciones, las cuales pueden ser tratadas normalmente con antibióticos.
  • Posibilidad de reversión espontánea; caso muy poco frecuente, pero que ha sido registrado.

La eficacia del método solo podrá ser comprobada a través de la realización del espermiograma, estudio que permite confirmar la inexistencia de esperma en el semen (conteo espermático), ya que en general se estima que hasta 3 meses después de la intervención quirúrgica puede existir presencia de espermatozoides que hayan quedado atrapados en algún punto de los conductos.

Entre las ventajas que presenta la vasectomía como método anticonceptivo, se pueden enumerar:

  • Es uno de los mecanismos de control natal altamente recomendado alrededor del mundo, ya que evita el riesgo del error humano (frecuente al usar otros métodos, como es el caso del preservativo) y registra hasta un 99% de efectividad.
  • Es reversible. Si el individuo lo desea, puede realizar a futuro una intervención llamada vasovasostomía que vuelve a unir los conductos deferentes, permitiendo nuevamente la concepción en la mayoría de los casos.
  • No existen efectos colaterales en la erección o sensación de placer en el hombre; por el contrario, en muchos casos se manifiesta mayor disfrute de la relación sexual al no existir riesgos de concepción.

Preguntas Frecuentes sobre Vasectomía

Descubre con nosotros algunas de las dudas más comunes que los pacientes manifiestan, antes de tomar la decisión definitiva de practicarse una vasectomía como método de control de la natalidad y planificación familiar.

¿Cuáles son los beneficios que ofrece una vasectomía?

En primer lugar, se trata de un método seguro y mayormente ambulatorio; lo cual hace que sea menos complicado que los procedimientos quirúrgicos en la mujer para el mismo fin. En segundo lugar, resulta más económico; además de que ofrece una rápida recuperación y un mínimo de complicaciones para el paciente.

¿Qué tipo de personas son elegibles para practicarse una vasectomía?

Sin duda, cada caso presenta necesidades particulares que el especialista estudia en detalle, antes de ofrecer alternativas definitivas como la vasectomía.

No obstante, lo más normal en estos casos es recomendar esta opción a parejas que ya han decidido de manera consensuada optar por un método anticonceptivo permanente, más allá de los motivos: No desean más hijos de los que tienen, problemas de salud que pueden complicarse con un embarazo, decisión de no tener hijos.

La vasectomía ¿Es una solución 100% efectiva?

En este sentido, hay que tener en cuenta que a pesar de tratarse de uno de los métodos de mayor efectividad comprobada (estadísticamente se ubica en un 99%); su confiabilidad no es inmediata.

Tan pronto como se realiza el procedimiento, en los conductos del hombre permanecen millones de espermatozoides vivos que serán expulsados en sus siguientes eyaculaciones. Es por ello que es recomendable contar con un método anticonceptivo auxiliar durante al menos 3 meses después de efectuada la intervención.

Al practicarme una vasectomía ¿se incrementan los riesgos de cáncer o puedo comprometer mi rendimiento sexual?

Definitivamente, no. 

En tanto que la vasectomía no afecta la producción de semen o la cantidad de eyaculación, tampoco interfiere en la erección; ya que no se altera ninguna de las estructuras nerviosas o vasculares que intervienen en este proceso.

Por otro lado, diferentes estudios realizados a nivel mundial, han arrojado resultados concluyentes en referencia a la posible incidencia de cáncer de testículo, pene o próstata en pacientes previamente operados. En cualquier caso, ha quedado demostrado que no existe relación entre la vasectomía y el desarrollo de alguna de estas patologías.

¿El procedimiento es doloroso?

Básicamente las molestias se reducen a una leve inflamación y dolor, que perfectamente pueden aliviarse con una bolsa de hielo y analgésicos comunes.

Sin embargo, algunos hombres pueden ser especialmente sensibles al dolor o ya presentan antecedentes de dolor testicular crónico; en cuyo caso el procedimiento puede estar contraindicado.

¿Cuáles son los riesgos que se asocian con la vasectomía?

Así como existen factores de riesgo asociados a cualquier tipo de intervención quirúrgica (principalmente sangrado y/o infecciones); la vasectomía puede llegar a presentar este tipo de complicaciones en un mínimo de casos.

Por otro lado, aunque es una situación muy poco común, existen especialistas que no consideran pertinente realizar esta cirugía a hombres que presenten enfermedades testiculares o dolor testicular crónico; ya que este podría llegar a incrementarse.

¿Realmente es posible revertirla? ¿Por qué entonces se considera un procedimiento definitivo?

Indiscutiblemente, es un procedimiento que puede revertirse; sin embargo, es considerado definitivo por varias razones.

En primer lugar, las probabilidades de éxito de la cirugía inversa (vasovasostomía) no son totales. En este sentido, existe una estrecha relación entre la vasovasostomía y el tiempo transcurrido desde la vasectomía; lo cual influye de manera directa en los resultados.

En consecuencia, es posible manejar un rango alrededor del 75% de éxito si la vasectomía ha sido realizada en los últimos 3 años; mientras que nos alejamos hasta apenas un 10% en pacientes cuya intervención fue realizada 20 años atrás. También es una intervención mucho más costosa y no todos los especialistas suelen practicarla.

¿La vasectomía puede proporcionarme alguna protección ante las enfermedades de transmisión sexual (ETS)?

En particular, ningún procedimiento quirúrgico que ayude al control de la natalidad te protegerá de las ETS. Por esto mismo, es más recomendable y seguro continuar usando el preservativo y en lo posible, limitar los encuentros con múltiples parejas sexuales.