Agendar cita por video-consulta

FIMOSIS Y ENFERMEDADES DE LA PIEL DEL PENE

fimosis y enfermedades de la piel del pene

Fimosis

El pene siendo el órgano sexual masculino y el punto terminal del sistema urinario en el hombre; posee una conformación compleja de tejidos, músculos, nervios, arterias y venas que le otorgan ciertas características particulares. Estructuralmente posee diversas partes que cumplen propósitos específicos, pero que pueden ocasionar problemas funcionales si por alguna razón se alteran o presentan anomalías.

La fimosis es uno de esos casos. Cuando la cabeza del pene es incapaz de descubrirse ante un prepucio muy estrecho, este no puede ser retraído sobre el glande para descubrirlo totalmente en estado de erección.  La fimosis es uno de esos casos. Cuando la cabeza del pene es incapaz de descubrirse ante un prepucio muy estrecho, este no puede ser retraído sobre el glande para descubrirlo totalmente en estado de erección. En consecuencia pueden presentarse complicaciones, entre ellas: Coito doloroso con posibles sangrados o fisuras, infecciones de orina repetitivas, problemas de micción, infecciones en el pene (balanitis, balanopostitis), cáncer de pene e inclusive la llamada “parafimosis”; una condición en la cual el glande forzado a salir a través del prepucio estrecho no logra retornar a su posición original, produciendo finalmente una urgencia medico quirúrgica.

No dudes en Contactarme

Estoy a tu servicio

Si padeces de alguna afección médica de cualquier índole Urológica o estás en busca de un diagnóstico médico, agenda tu cita con un experto que te ofrezca las mejores alternativas que apoyen tu pronta recuperación.

Agenda una VIDEO CONSULTA con el Dr. Mario Herrera

Los varones recién nacidos presentan cierta adherencia del prepucio y el glande

que desaparece progresivamente durante los primeros años de vida; aun así es posible que se mantenga a lo largo de la etapa infantil hasta alrededor de los 12 – 14 años. Luego de esta edad, el prepucio debería poder retraerse con facilidad para dejar el glande al descubierto, independientemente de su estado (pene flácido o erecto); de no ser así, debe tratarse como fimosis.

En adultos existen muchos factores que pueden predisponer la aparición de esta condición, sin embargo hay cierta polémica al respecto ya que algunos estudios indican que ningún caso es concluyente; no obstante la falta de higiene, infecciones del pene o la presencia de tumores se cuentan entre estas causas probables. También es posible que su origen provenga de una fimosis infantil no tratada de manera oportuna o traumatismos (encuentros sexuales violentos, manipulaciones médicas, impactos).

Para tratar la fimosis puede aplicarse un método no quirúrgico que en algunos pacientes resulta altamente efectivo; consiste en el estiramiento manual que puede llevarse a cabo por el propio paciente siguiendo las indicaciones del especialista, pero sin requerir asistencia médica durante su ejecución. La idea es expandir el tejido para ampliar el orificio prepucial, empleando para ello cremas con corticoesteroides.

Por otra parte se encuentran los métodos quirúrgicos, que van desde la eliminación completa del prepucio (circuncisión o postectomia) a operaciones mucho más simples que de igual manera cumplen una función terapéutica:

 

    Varones recién nacidos presentan adherencia del prepucio y glande
    • Frenuloplastia. Cuando la fimosis es provocada por un frenillo demasiado corto, se realiza esta cirugía que es mucho más sencilla, rápida y ambulatoria; permitiendo resolver el problema mientras se conserva el prepucio.
    • Prepucioplastia: Consiste en realizar un pequeño corte a lo largo de la banda de constricción del prepucio con bisturí eléctrico, que minimiza el sangrado mediante cauterización. Es menos dolorosa, su recuperación es breve y al igual que la frenuloplastia, permite conservar intacto el prepucio y el aspecto del pene.
    • Hendidura dorsal o ventral (superincisión / subterincisión): En este procedimiento se realiza una sola incisión a lo largo de la longitud superior o inferior del prepucio, desde la punta hasta la corona (dorsal) o desde la punta del frenillo hasta la base del glande (ventral) exponiéndolo sin eliminar tejidos en el proceso.

    La experiencia nos caracteriza

    Profesionalismo en todo momento

     

    El Dr. Mario Herrera es un médico cirujano especialista en urología comprometido profundamente con la medicina y con la salud de sus pacientes, por lo que se mantiene en renovación constante de sus conocimientos asistiendo a un gran número de cursos y congresos internacionales; garantizando de esta manera, un servicio óptimo y confiable para cada paciente que entre a su consultorio con algún problema o afección médica de cualquier índole.

    Z

    Pieloplastía laparoscópica, Hospital Santo Tomás y Hospital Regional de Veraguas.

    Z

    Nefrectomía parcial laparoscópica, Hospital Santo Tomás.

    Z

    Adenomectomía prostática laparoscópica extraperitoneal, Hospital Santo Tomás y Hospital Regional de Veraguas.

    Z

    Prostatectomías radicales laparoscópicas extraperitoneales, Hospital Regional De Veraguas.

    Otras enfermedades que pueden aparecer en la piel del pene

    Enfermedades de la piel del Pene

    El pene se encuentra expuesto a diversos tipos de enfermedades, muchas de ellas de origen infeccioso, que suelen presentar lesiones en la piel. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden causar protuberancias planas (condilomas planos) o sólidas (condilomas acuminados, también llamados verrugas genitales). El herpes genital, chancroide, VPH y la sífilis se cuentan entre las ITS más frecuentes que pueden producir ulceraciones en la piel del glande y pene.

    Otras enfermedades del órgano sexual masculino que ocasionan lesiones en la piel son las siguientes:

    • Liquen plano. Es una enfermedad de causa desconocida que produce erupciones papulares y úlceras dolorosas, así como manchas pequeñas planas en la cabeza o cuerpo del pene.
    • Pápulas perladas. Se producen en los vasos sanguíneos del pene a partir de un crecimiento anormal de éstos, generando pequeñas protuberancias en el cuerpo del pene.
    • Balanitis xerótica obliterante (BXO). Es una enfermedad crónica inflamatoria que compromete la piel del prepucio y glande provocando que con el tiempo se endurezca y adquiera un color blanquecino; el cual se va engrosando y acaba produciendo obstrucción de los fluidos del pene.
    • Dermatitis por contacto. Puede producirse al igual que ocurre en otras zonas del cuerpo, por reacción a una sustancia determinada; frecuentemente en el pene a causa del látex que contienen los preservativos. Se manifiesta con manchas rojas pruriginosas.
    • Tumores y cáncer de pene. Poseen una amplia clasificación y en cada caso varían sus características; aun así es común que se manifiesten alteraciones en la piel del pene, glande o prepucio que incluyen pigmentación, áreas endurecidas, protuberancias, entre otras lesiones.

    Lo recomendable es acudir a consulta con el especialista en cuanto identifique alguna anomalía que pueda sugerir la presencia de una enfermedad. Evite riesgos y no asuma sobre la “gravedad” aparente de cualquier manifestación en esta zona tan sensible de su cuerpo; recuerde que la prevención puede evitarle otro tipo de problemas en el mediano y largo plazo.