Agendar cita por video-consulta

PIELONEFRITIS

PIELONEFRITIS

Pielonefritis

La pielonefritis es un tipo de infección del tracto urinario (ITU) que se presenta a nivel del riñón. Es producida principalmente por bacterias, aunque también puede darse con menor frecuencia por virus u hongos. Este tipo de infecciones suele originarse en la uretra o la vejiga (uretritis / cistitis) y si no es tratada oportunamente, se extiende ascendiendo a través del tracto urinario hasta el parénquima renal. Tras evidenciar una bacteriuria significativa y realizar la exploración correspondiente, se denomina pielonefritis aguda cuando la infección es localizada anatómicamente en el riñón; si la enfermedad no es tratada y mantiene su desarrollo, comienza a producir otro tipo de lesiones en el órgano y pasa a ser una pielonefritis crónica, que generalmente también guarda relación con anomalías congénitas en el propio órgano.

El cuadro clínico que manifiesta un paciente con pielonefritis es el siguiente:

  • Escalofríos repentinos con fiebre de al menos 39°C.
  • Malestar general e inapetencia.
  • Dolor bilateral en la zona lumbar (en ocasiones unilateral).
  • Náuseas y vómitos.
  • Orina de apariencia turbia y olor fétido.
  • Urgencia para orinar varias veces a lo largo del día o la noche, pero con escasa cantidad por vez (polaquiuria).
  • Sensación de vaciado incompleto al orinar (disuria).
  • Puede haber presencia de sangre en la orina (hematuria) o semen (hematospermia).

En general es una patología predominante entre las mujeres, quienes desde edad preescolar hasta la adultez presentan infecciones de repetición o al menos un episodio en su vida. Los casos en hombres son en proporción mucho menos frecuentes; aun así los riesgos y posibles consecuencias afectan de igual forma a ambos sexos.

No dudes en Contactarme

Estoy a tu servicio

Si padeces de alguna afección médica de cualquier índole Urológica o estás en busca de un diagnóstico médico, agenda tu cita con un experto que te ofrezca las mejores alternativas que apoyen tu pronta recuperación.

Agenda una VIDEO CONSULTA con el Dr. Mario Herrera

El diagnóstico se realiza principalmente mediante exámenes de orina

El diagnóstico se realiza principalmente mediante exámenes de orina (urocultivo y correspondiente antibiograma) para poder determinar la presencia y crecimiento de gérmenes en la muestra (bacteriuria significativa). En algunos casos es posible que el especialista solicite una ecografía abdominal para descartar una litiasis o irregularidades / deformaciones en el riñón, propias de una pielonefritis crónica.

Para la aplicación del tratamiento el especialista indicará antibiótico de forma selectiva ajustando la dosis según el tipo de infección. Existen otras condiciones en el paciente (recurrencia, edad, otras enfermedades preexistentes…) que también son consideradas para realizar ajustes en la duración del mismo, que suele estar entre los 3 y 10 días según el caso. De igual forma se administran analgésicos para contrarrestar la fiebre, dolor y malestar en general.

Al ser tratada a tiempo, la pielonefritis no suele presentar mayores complicaciones. Sin embargo, de no hacerlo puede evolucionar a una pielonefritis crónica, desarrollar un absceso renal e inclusive llegar a provocar un daño renal permanente (insuficiencia renal crónica). La sepsis en adultos mayores también puede ser una consecuencia potencialmente mortal.

Así pues, las infecciones del tracto urinario (ITU) pueden prevenirse, y con ello evitar consecuencias y complicaciones posteriores. Algunas recomendaciones generales incluyen:

  • Ingerir suficiente agua a lo largo del día. El consumo de agua favorece la producción de orina y la función renal es más óptima, ayudando también a desplazar cualquier germen existente.
  • Realizar pausas activas. Es frecuente que las personas cuando trabajan en oficinas o permanecen sentadas por periodos prolongados, no se levanten ni siquiera a orinar. De hecho, actualmente los niños entre 6 y 10 años manifiestan estas patologías tras permanecer muchas horas al día frente al computador, celulares o tabletas.
    Diagnóstico de Pielonefritis
    • Higiene de la zona genital. Aplica para ambos sexos, incluye el uso de ropa limpia y seca, evitar el uso de productos químicos en la zona genital y obviamente lavarse con agua y jabón. En el caso de las mujeres es fundamental secar la zona luego de la micción cuidando el sentido desde adelante hacia atrás, evitando con ello el traslado de bacterias desde el ano.

    • No aguantarse las ganas de orinar. Siempre que sea posible debe realizar el vaciado de la vejiga, puede tener como referencia hacerlo entre 6 y 8 veces al día (lo cual puede variar según la ingesta de líquidos).

    • No sentarse en superficies muy calientes. Esto favorece la inflamación de la vejiga.

    • Orinar después de tener relaciones sexuales. Este simple acto ayuda a prevenir infecciones que pueden producirse por microbios y bacterias que se acumulan en la zona genital.
    • Evitar el uso de ropa ajustada y tejidos sintéticos. La ropa ajustada puede producir retención de líquidos. De igual forma las prendas íntimas de algodón previenen la humedad en esta zona, reduciendo la aparición de bacterias.