PROSTATITIS

PROSTATITIS

La próstata, es una glándula que forma parte del sistema reproductor masculino; se encuentra ubicada por delante del recto, debajo de la vejiga y se asemeja en tamaño y forma a una nuez o castaña. Su principal función es la de producir el antígeno prostático específico (PSA), que se entremezcla en el semen que ha sido producido en los testículos y vesículas seminales haciéndolo menos denso y facilitando el ascenso de los espermatozoides en busca del óvulo, una vez producida la eyaculación.

Prostatitis en Panamá

El canal urinario o uretra, atraviesa la próstata de forma natural; razón por la cual se presentan dificultades para orinar cuando este órgano desarrolla algún tipo de enfermedad. Un padecimiento que se presenta con cierta frecuencia es la prostatitis, que afecta entre el 10 – 20% de la población masculina en algún punto a lo largo de su vida. 

No dudes en Contactarme

Estoy a tu servicio

Si padeces de alguna afección médica de cualquier índole urológica o estás en busca de un diagnóstico médico, agenda tu cita con un experto que te ofrezca las mejores alternativas que apoyen tu pronta recuperación.

Agenda una VIDEO CONSULTA con el Dr. Mario Herrera

No todos los casos de Prostatitis pueden prevenirse

Se trata de una inflamación de la glándula prostática que es generalmente ocasionada por infecciones de origen bacteriano, aunque también puede ser por causa irritativa. Algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden llegar a ser causantes de este padecimiento. La patología se clasifica en dos grupos que pueden diferenciarse por su sintomatología:

  • En la prostatitis aguda; el paciente presenta fiebre, dolor lumbar y perineal, molestias al orinar (puede ser urgencia y frecuencia para orinar, sensación de ardor, dolor o incluso presencia de sangre en la orina). Su comportamiento es más agresivo y su manifestación súbita, requiere tratamiento con antibióticos y antinflamatorios.
  • La prostatitis crónica, por su parte; es caracterizada por generar molestias al orinar, puede presentar problemas para lograr la erección, eyaculación precoz e incluso dolor testicular, con infecciones urinarias repetitivas y dolor pélvico. Puede requerir tratamiento con antibióticos.

Algunas veces la prostatitis es de origen abacteriano, ocasionado por problemas con los músculos del suelo pélvico, de reflujo prostático, irritación por sustancias químicas y/o reflujo de orina. Son casos difíciles de tratar y que pueden generar otro tipo de complicaciones en la función urinaria y/o sexual, afectando la vida del paciente.

También es importante saber que puede ocurrir como consecuencia de una hiperplasia prostática benigna (HPB o HBP); condición asociada a la edad que puede darse luego de los 40 – 45 años en adelante, cuando se produce el agrandamiento de la glándula prostática. Para realizar el diagnóstico es preciso solicitar algunos estudios como los cultivos de orina y semen, y una vez confirmada la condición, se inicia el tratamiento según corresponda; recomendando mantener la próstata vacía en lo posible pero evitando las relaciones sexuales ante cualquier riesgo de contagio. 

Tratamiento para la prostatitis

Los tratamientos con antibióticos y antinflamatorio varían según el diagnóstico. Mientras que la prostatitis aguda puede requerir entre 7 y 15 días de intervención, la prostatitis crónica tiene una evolución relativamente lenta que puede ocupar entre 6 – 12 semanas, siempre con riesgos de reincidencia entre los pacientes. Entre las principales recomendaciones se pueden indicar: orinar frecuentemente, consumir abundante cantidad de agua y evitar la ingesta de alcohol o cafeína.

No todos los casos de prostatitis pueden prevenirse, sin embargo es sumamente importante mantener una buena higiene personal y acudir al médico para realizar un diagnóstico oportuno; esto permitirá actuar de forma temprana impidiendo que las bacterias se extiendan o que lleguen a producirse otras complicaciones.